TELEMATIQUE, Volumen 7 - Número 1 - Año 2008

Tamaño de la letra:  Pequeña  Mediana  Grande
Documento sin título

REVISIÓN DE MODELOS PARA EVALUACIÓN DE SOFTWARE EDUCATIVOS

Ángela Cova*
Universidad de Carabobo – Venezuela

Xiomara Arrieta**
Universidad del Zulia – Venezuela

Judith Aular de Duran***
Universidad del Zulia - Venezuela

RESUMEN

Las tecnologías de la información y la comunicación constituyen un campo de sumo interés para muchas personas, siendo su uso cada vez mayor en todos los ámbitos de la vida. La educación no puede quedar de lado ante ellas. En particular, la evaluación de los software educativos representa otra labor que deben abordar los docentes, cuando se empleen en el proceso de enseñanza-aprendizaje de forma efectiva y para la cual no están preparados, (Cova y Arrieta, 2008). Existen variedad de modelos y pautas de evaluación de programas, desconocidas por la mayoría de los docentes. En este artículo se plantea como objetivo la revisión de distintos modelos de evaluación de software educativos, para establecer un recurso que aporte criterios y orientaciones generales, técnicas, estéticas y pedagógicas, junto a las condiciones del usuario, que sirven de base a la propuesta de un modelo de evaluación de programas. Se estudian los modelos en forma descriptiva y se consideran los aportes de cada uno. La conclusión más resaltante es que existen semejanzas entre ellos en la consideración de las dimensiones pedagógicas y técnicas, aunque las interacciones entre sus actores y el software abordan posiciones particulares en su valoración, así como las tipologías de software educativo, lo cual define características más importantes que otras. La metodología de uso de los multimedia representa otro aspecto importante dentro del proceso evaluativo, donde las características de los usuarios asignarán la mejor estrategia.

Palabras Clave: Modelos de evaluación de software educativos, proceso de enseñanza-aprendizaje, dimensión pedagógica y técnica.

 

ABSTRACT

The technologies of the information and the communication constitute a field of extreme interest for many people. The evaluation of the educative software represents a work that must approach teachers. Variety of models and guidelines of evaluation of programs exist but unknown by most of them. In this article the revision of different models is made to establish a resource that contributes as criteria and general directions, technical, aesthetic and pedagogical, among the conditions of theuser. It will serve as base to propose a model of programs evaluation. The models are considered in descriptive form and the contributions of each one are studied. The most important conclusion is the similarities among them in the consideration of the pedagogical and technical dimensions, although the interactions between the actors and software approach assume particular positions in their valuation, as well as the typologies of educative software, which defines most important characteristics. The methodology of use of the multimedia represents another important aspect within the evaluative process, where the characteristics of the users will assign the best strategy.

Key words: Educative models, software evaluation, education-learning process, pedagogical and technical dimension.

*Universidad de Carabobo. Facultad de Ingeniería. Dpto. de Física. Valencia - Venezuela angianco@hotmail.com

**Universidad del Zulia. Facultad de Humanidades y Educación. Centro de Estudios Matemáticos y Físicos, Maracaibo - Venezuela. xarrieta2410@yahoo.com

***Universidad del Zulia. Facultad de Humanidades y Educación. Centro de Estudios Matemáticos y Físicos, Maracaibo – Venezuela jaular@luz.edu.ve

INTRODUCCIÓN

La educación tiene por finalidad propiciar el desarrollo de habilidades y destrezas y favorecer la adquisición de nuevos conocimientos, sin que el educando se vea en la necesidad de pasar por las mismas situaciones que originalmente produjeron tales conocimientos y habilidades, esto es, de manera más directa y económica. La instrucción, por tanto, forma parte de la base de transmisión cultural en el desarrollo de las sociedades.

Durante mucho tiempo, los métodos de instrucción más utilizados fueron las clases presenciales y el estudio de textos. Sin embargo, con el desarrollo de las tecnologías y de la comunicación surge, a partir de los años sesenta, la posibilidad de utilizar los programas informáticos en el terreno educativo, como una nueva herramienta para la enseñanza - aprendizaje.

En la actualidad, la sociedad nos demanda nuevas formas de enseñar y aprender, donde las tecnologías de la información y comunicación (TIC) proporcionen espacios más motivantes y creativos, que favorezcan la construcción de conocimientos y aprendizajes más significativos. Dentro de las TIC, el software educativo es considerado como un medio virtual interactivo que favorece el proceso de enseñanza-aprendizaje de las diferentes disciplinas. Este se define de forma general como cualquier programa computacional, que sirve de apoyo al proceso de enseñar, aprender y administrar. En forma restringida, el software es un producto tecnológico que se utiliza en contextos educativos, concebido como uno de los materiales que emplea quien enseña y quien aprende para alcanzar determinados propósitos (Morales y col., 2004).

La evaluación de estos recursos establece otra tarea más que deben realizar los docentes, para la cual no están preparados, ya que no es suficiente que conozcan el objeto de estudio a enseñar, sino también requieren el conocimiento de nociones básicas de informática educativa.

Esta investigación tiene la finalidad de revisar diferentes modelos de evaluación de software educativos para establecer sus características, junto a su aplicabilidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje. A partir de estas consideraciones teóricas se establecen criterios y orientaciones para construir un modelo de evaluación flexible, adaptable en el tiempo y aplicable a los materiales multimedia.

2. Modelos y pautas de evaluación de software educativo A continuación se presenta una revisión de varios modelos y pautas de evaluación de software educativos, encontrados en el estudio de diversas fuentes.

2.1. Escala de evaluación para software educativo de Barroso y col. (1997) En vista de la gran cantidad de nuevos productos informáticos que van apareciendo cada día, Barroso y col. proponen una Escala de Evaluación de Software Educativo, la cual considera una valoración sistemática que facilita la toma de decisiones para su adquisición y uso respectivo. El instrumento contiene las siguientes partes:

a) identificación del programa (información comercial, técnica, usuarios potenciales y descripción de las características educativas básicas);

b) valoración de elementos, cuestionario de respuestas cerradas (muy adecuado, adecuado, poco adecuado y nada adecuado) sobre aspectos de: instalación, manual de uso, características del tutorial y

c) valoración de relaciones: contexto (precio, requisitos, distribución, manual) - Entrada (objetivos, adecuación al currículo, secuenciación, ejemplificación) - Proceso (aprendizaje de uso, resistencia a errores, interactividad, entorno gráfico), medidos según una escala numérica del 1 al 10 y totalizados por separado. Adicionalmente presenta un esquema-guión para elaborar el informe de evaluación según las cuestiones relacionadas con las interacciones entre sus actores, el cual se indica a continuación:

• Profesor - alumno: ¿cuáles son las funciones reales del profesor en el aula? (organizador; orientador; tutor; control; investigador; facilitador), ¿cómo es la interacción en el contexto real de enseñanza-aprendizaje?

• Diseñador - alumno: ¿en qué medida las teorías de aprendizaje que sustentan el software son adecuadas y eficaces?, ¿cuál es el nivel de dificultad real del uso del programa informático?

• Profesor - diseñador: ¿cuál es el grado de adaptación a los contenidos curriculares?

Este informe debe ser contestado después del uso de software en un contexto real. El cuadro 1 muestra algunas de las características más resaltantes de esta escala de evaluación.

Cuadro 1. Características de la escala de evaluación de software educativo de Barroso y col. (1997)

Fuente: Barroso y col. (1997). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)

Esta escala de evaluación se establece con la finalidad de aportar un instrumento donde se realice una valoración sistemática del producto informático, que permita tomar decisiones para su adquisición y uso posterior, por tanto proporciona una lista de control (conjunto de ítems organizados según ciertos criterios, que guían el proceso de selección y se califican en una escala numérica o verbal) y un esquema-guión para el informe motivado.

En cuanto al tipo de programa sólo profundiza en la sustentación teórica de los programas tutoriales, en aspectos cognitivos como: motivación, atención, relativos al aprendizaje y otros. Está dirigida a los docentes y administradores educativos aunque nos discrimina entre ellos en forma explícita. La valoración de los elementos se efectúa de manera cualitativa. Es de especial consideración las relaciones contexto-entrada-proceso, que son integradas en una valor numérico. Además presenta preguntas que orientan la redacción del informe de evaluación después del uso del software en un contexto educativo real, tomando en cuenta las interacciones entre los actores que intervienen como: profesor, diseñador y alumno.

2.2 Evaluación formativa de medios instruccionales aplicados a videos y softwares de Dorrego (1998)

Dorrego (1998), propone un modelo para la producción y evaluación formativa de medios instruccionales aplicados a vídeos y software, sustentado en la teoría instruccional de Gagné y en el enfoque del procesamiento de la información. El medio tiene dos funciones primordiales: transmitir mensajes y desarrollar las destrezas necesarias para procesar la información contenida en el mensaje.

Dentro de la producción del material se contempla la etapa de planificación o pre-producción, donde uno de sus resultados lo constituyen tres tipos de guiones (conjunto de indicaciones escritas que orientan la realización del medio): de contenido, didáctico y técnico. El primero muestra de forma esquemática o ampliada el contenido del mensaje incluyendo las variables pedagógicas relativas a la selección y organización del contenido (objetivos a lograr, características de la materia y de la población a la cual va dirigido el material). El guión didáctico presenta el contenido totalmente desarrollado e indica las variables pedagógicas relativas a las estrategias instruccionales. El tercero o guión técnico abarca lo anterior y las consideraciones relativas a las variables técnicas propias del tipo de material.

Galán (2006), amplia la concepción del guión didáctico anterior para materiales multimedia y lo descompone en: guión de contenido (presenta el material textual a usar en las diferentes secuencias y la forma de relacionarse a través de una jerarquización conceptual), guión narrativo (indica como se va a presentar la información, desde el punto de vista y el estilo, se conoce como guión literario), guión icónico (marca las imágenes disponibles y el momento de la narración donde serán usadas), guión de sonido (se registran los sonidos secuencialmente y sincronizados con el guión narrativo) y guión técnico (muestra las bases de la realización de la metodología, los programas a utilizar, los formatos de presentación, diseño de pantalla, entre otros).

Con referencia a la evaluación formativa o proceso sistemático de prueba de los materiales instruccionales, esta se ejecuta en las diversas fases de su desarrollo y su propósito es recoger información sobre las posibles fallas del material con la finalidad de corregirlas. La evaluación del prototipo comprende su aplicación a una muestra de estudiantes para conocer sus efectos y responder a las siguientes preguntas:

• ¿qué se evalúa? (el logro de los objetivos y la actitud de los alumnos hacia el prototipo),

• ¿quiénes evalúan? (la evaluación de realiza con una muestra representativa de estudiantes),

• ¿cuáles son los procedimientos e instrumentos que se usan para evaluar? (cuestionarios previo y posterior para evaluar los aprendizajes en los alumnos, aplicación del prototipo, cuestionario de opinión para conocer la actitud de los estudiantes hacia el prototipo),

• ¿cómo se analizan los resultados? (análisis de ítems a fin de discriminar los objetivos no logrados y la comparación de las respuestas obtenidas con la prueba previa y la posterior para detectar si hay incremento en el aprendizaje) y

• ¿qué decisiones pueden tomarse a partir de los resultados? (se establecen criterios previos para tal fin).

El cuadro 2 ilustra el resumen de este tipo de evaluación.

Cuadro 2. Aspectos de la evaluación del prototipo con estudiantes

Fuente: Dorrego (1998). Modificado por Cova y Arrieta (2008) El modelo de evaluación formativa de medios instruccionales de Dorrego (1998), establece un proceso sistemático para evaluar el material multimedia en uso real, a partir de las respuestas a las preguntas básicas: ¿qué se evalúa?, ¿quienes evalúan?, ¿cuáles son los procedimientos y los instrumentos que se usan para evaluar?, ¿cómo se analizan los resultados? y ¿qué decisiones pueden tomarse en función de los resultados? Una vez aplicado el software educativo a la muestra de estudiantes se sugiere aplicarles un cuestionario de opinión o realizar entrevistas individuales con la finalidad de conocer su actitud hacia el programa en estudio. Por otra parte, las características de los diversos tipos de guiones establecen pautas para evaluar los programas.

2.3. Herramienta de evaluación de multimedia didáctica de Martínez y col. (2002)

El Grupo de investigación de Tecnología Educativa (GITE) de la Universidad de Murcia elaboró una herramienta de evaluación pedagógica de material didáctico, con la finalidad de obtener datos sobre las posibilidades educativas de distintas aplicaciones multimedia. Está formada por cinco dimensiones: una centrada en los datos de identificación del material y en sus aspectos descriptivos; dos dimensiones en relación con el análisis de los elementos didácticos y psicopedagógicos; una que contempla el costo económico y los aspectos relativos a la distribución del material; y por último, se realiza una valoración global estructurada en calidad técnica, pedagógica y recomendaciones del evaluador. El cuadro 3 resume las características relevantes de la herramienta denominada: Ficha de Evaluación del Multimedia Didáctica.

Cuadro 3. Características resaltantes de la ficha de evaluación del multimedia didáctica

Fuente: Martínez y col. Modificado por Cova y Arrieta (2008)

Esta ficha de evaluación del multimedia didáctica ofrece una valoración global de las aplicaciones de este tipo por cuanto aporta elementos de la calidad técnica, pedagógica y opiniones del evaluador. Es importante la consideración de la dimensión comunicativa del material asociada a la interactividad y al diseño de la interfaz gráfica. En cuanto a los valores se refiere sólo a la creatividad que promueve las características técnicas o pedagógicas del programa, considerando los condicionantes: personales (estudiante, docente), materiales (recursos) y relativos con el qué y cómo enseñar.

Otra característica interesante de la herramienta, es la evaluación de la Optimización del Proceso de enseñanza-aprendizaje, donde aborda la necesidad de cualificación informática del docente y estudiante, junto a la posibilidad de los recursos de fomentar el descubrimiento y/o exploración, además de la respuesta del usuario en su elección de lo que quiere aprender y como hacerlo.

2.4. Modelo de evaluación de materiales educativos computarizados de Galvis (2000)

Galvis (2000) propone un modelo de evaluación de los materiales educativos computarizados (MEC), el cual será descrito por sus componentes y criterios. Este autor establece la evaluación como actividad necesaria para la elaboración de información requerida en la toma de decisiones, siendo aplicable a cualquier sistema. Por su parte, la evaluación sistemática de los MEC, precisa el establecimiento de criterios relevantes y consistentes. Además, la creación de instrumentos de evaluación válidos y confiables según las fuentes de información apropiadas al respecto. Los MEC se desarrollan para satisfacer necesidades educativas prioritarias que no pueden ser abordadas por otros medios de enseñanza, debiendo ser de calidad y viables de utilizar por parte de los usuarios a quienes va dirigido.

La evaluación sistemática de los MEC comprende evaluar los aspectos: calidad educativa, calidad computacional y probabilidad de uso del recurso informático. A continuación se presentan los cuadros 4, 5 y 6 donde se ilustran las partes en que se descompone cada aspecto mencionado.

Cuadro 4. Partes de la calidad educacional del MEC

Fuente: Galvis (2000). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)

Cuadro 5. Calidad computacional del MEC y sus elementos

Fuente: Galvis (2000). Modificado por Cova y Arrieta (2008)

Cuadro 6. Elementos considerados en la viabilidad del recurso informático

Fuente: Galvis (2000). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)

En cuanto a los tipos de evaluaciones de los recursos educativos computarizados, este autor propone los que siguen: valoración comprensiva del MEC por juicio de expertos y la prueba con estudiantes. La primera se realiza con la finalidad de orientar el trabajo del evaluador ofreciéndole una base para decidir si se continúa la evaluación del programa con métodos más sofisticados y objetivos o se descarta. El cuadro 7 ilustra las variables, indicadores y criterios de valoración considerados en esta prueba. El estado de todas las variables debe ser adecuado a la necesidad educativa existente.

Cuadro 7. Elementos considerados en la valoración comprensiva del MEC

Fuente: Galvis (2000)

La evaluación por juicio de expertos del MEC, se refiere a su revisión y crítica por especialistas en contenido, metodología e informática, de grupos distintos a sus desarrolladores a fin de que exista objetividad en las apreciaciones. La valoración de software educativo por experto en contenido y en metodología se muestra en los cuadros 8 y 9. Estas se refieren a los aspectos generales relativos a: objetivos que persigue, contenidos, motivación, metodología, interfaz y otros. Cada ítem puede ser evaluado con cinco opciones de respuesta (excelente, bueno, regular, malo, no aplica). Además en el instrumento se solicita la anotación de los defectos encontrados en el MEC, su ubicación y posible solución, junto con las fortalezas, debilidades, el uso potencial y las sugerencias para lograr su aplicación.

Cuadro 8. Algunos elementos de la valoración por experto en contenido del MEC

Fuente: Galvis (2000). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)

Cuadro 9. Elementos considerados en la valoración por experto en metodología

Fuente: Galvis (2000). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)

Una vez que se conoce que el MEC puede resolver el problema educativo de interés a través del juicio de expertos, es necesario comprobar que para los usuarios reales (docentes y estudiantes) representa un apoyo para el logro de sus objetivos. Esta labor se lleva a cabo con las pruebas: piloto (realizada a una muestra representativa de la población a la que se dirige el software) y de campo (se aplica a toda la población). Adicionalmente, se propone la encuesta final del MEC para recabar información sobre sus aspectos didácticos, lo que permitirá hacer los ajustes y recomendaciones necesarias para su uso en el proceso de enseñanzaaprendizaje.

El aporte de Galvis al modelo de evaluación de software educativo lo constituye el tratamiento sistémico de la valoración de los materiales educativos computarizados, por cuanto establece diversos tipos de pruebas (juicio de expertos en contenido, metodología e informática; pruebas piloto y de campo, encuestas a los usuarios) realizadas por diferentes fuentes informantes. Además especifica las variables, indicadores y criterios de evaluación que responden a la calidad educativa y computacional del recurso informático. En los instrumentos de evaluación resalta la consideración de los problemas del material, su localización y posible solución, junto con sus aspectos positivos, negativos y sugerencias de uso en el proceso de enseñanza-aprendizaje real.

2.5. Lista de control para la evaluación de software educativo de Bostock (1998)

Bostock (1998), propone una Lista de Control para la Evaluación de Software Educativo la cual ha sido reestructurada y actualizada por la investigadora. Los cuadros 10 y 11 ilustran las variables, características más resaltantes e indicadores de los aspectos técnicos y pedagógicos. Existen términos que son definidos para precisar su operatividad dentro de los multimedia educativos.

En cuanto a los aspectos técnicos resaltan las categorías: protección del programa, calidad y disposición de las pantallas e interactividad. Al evaluar los software hay que considerar los casos en que el formato de presentación del programa tenga daños, o requiera de otro software adicional para su funcionamiento, casos donde se hace necesario disponer de otras copias del mismo y disponer de todo software requerido para la operatividad de la aplicación.

Los aspectos pedagógicos abarcan desde los objetivos hasta la adaptabilidad del software. Esta última categoría define el papel del docente durante la aplicación del software en función de lo que le permita realizar el programa frente a sus estudiantes. La evidencia de progreso del estudiante muestra diversas maneras en que la aplicación puede llevar a cabo este seguimiento aunado a la realimentación establecen un posible tratamiento frente a respuestas incorrectas del aprendiz.

Cuadro10. Aspectos técnicos de la evaluación de software de Bostock

Fuente: Bostock (1998). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)

Cuadro 11. Aspectos pedagógicos de la evaluación de software de Bostock

Fuente: Bostock (1998). Modificado por Cova y Arrieta (2008) Esta lista de control de evaluación de software educativo aporta una variedad de preguntas que orientan el evaluador en su proceso. Otro elemento importante lo constituye la protección del programa, factor que se debe considerar cuando se presentan fallas en la aplicación. El instrumento integra explicaciones de algunas variables, aspecto que puede canalizar las dudas del evaluador y lo hace bastante concreto y práctico. Por otra parte, ofrece resultados cualitativos ya que no especifica una valoración cuantitativa de los ítems. Además se actualizó la terminología del documento original adaptándola a los equipos actuales.

2.6. Metodología de evaluación de software educativo de Cataldi (2000)

Cataldi (2000), establece la importancia de la evaluación del software educativo por el crecimiento rápido de la cantidad de éstos en el mercado. Los docentes tienen la necesidad en aumento de evaluarlos para determinar su grado de adecuación a su propio entorno, mientras que los estudiantes requieren saber cómo pueden mejorar sus aprendizajes mediante una aplicación específica. En general, el desarrollo de instrumentos de evaluación y el hecho de utilizarlos con un programa en particular y un grupo de usuarios específico no aporta resultados generalizables a todas las áreas de uso, pero ofrece orientaciones en su selección para los docentes.

Cataldi (2000), propone una metodología de evaluación de software educativo en tres momentos de su ciclo de vida. Una evaluación interna realizada por el equipo de desarrolladores del programa durante su creación a dos prototipos del mismo. Otra externa, aplicada al producto final por los docentes; y la evaluación contextualizada efectuada en un contexto parecido a aquel para el cual fue elaborado el software, que brinda información sobre las reacciones de los usuarios y de la eficacia de la aplicación.

Desde el punto de vista de producto, el software educativo integra dos aspectos fundamentales a evaluar: el técnico y el pedagógico. Esto conlleva a establecer la calidad técnica y educativa. La calidad educativa de estas aplicaciones se refiere a la potenciación de habilidades cognitivas y de adquisición de conocimientos a partir del uso del software en particular. El cuadro 12 plantea los aspectos pedagógicos y didácticos y los técnicos

Cuadro 12. Esquema de evaluación del producto final

Fuente: Cataldi (2000)

La autora considera que el software educativo debe reunir características especiales, según las necesidades de aplicación y los objetivos educativos a lograr, junto a responder a calidad y pertinencia, así establece el cuadro Nº 13 correspondiente al criterio de usabilidad (amigabilidad) y varios subcriterios,valorados según tres niveles: muy bueno (valorado con 3 puntos), bueno (2 puntos) y malo (1 punto).

Cuadro 13. Criterios y subcriterios para evaluación de la calidad del software educativo

Fuente: Cataldi (2000)

A partir de la revisión de la información presentada en los cuadros 12 y 13, junto al cuestionario de evaluación del producto final, se ilustra el cuadro 14, que indica las características de las variables según los criterios de calidad previstos.

Cuadro 14. Características de las variables según criterios de calidad

Fuente: Cataldi (2000). Adaptado por Cova y Arrieta (2008)En cuanto a la evaluación contextualizada del software educativo, se realizaron experiencias para establecer las diferencias en cuanto al logro de aprendizajes significativos entre un software elaborado con la metodología extendida en los metodología tradicional. Los grupos fueron equilibrados a través de la aplicación del test de matrices progresivas de Raven a los sujetos y recibieron igual instrucción acerca del tema: el funcionamiento interno de un computador personal por medio de clases expositivas dictadas por el mismo docente.

Los aspectos prácticos del contenido fueron abordados por los software mencionados. Finalmente, se verificó el rendimiento de los estudiantes por medio de la aplicación de la misma evaluación, donde se obtuvo que el software construido con la metodología no tradicional permitió un mejor aprendizaje de los conceptos que el otro en estudio.

La investigadora Cataldi ofrece al modelo de evaluación de software educativo la metodología seguida en las diversas evaluaciones realizadas a los programas (evaluación interna, externa y contextualizada), donde hace referencia a los aspectos técnicos, pedagógicos y didácticos sobre el criterio de utilidad (amigabilidad) de la aplicación. Estos últimos profundizados en la organización y estructuración de los contenidos junto a las preferencias de los usuarios. Por otra parte, aporta la consideración de la teoría cognitiva de Jonhson-Laird acerca de las representaciones mentales como fundamento de los resultados experimentales obtenidos en el proceso de la evaluación contextualizada del software.

2.7 Instrumento de evaluación de recursos multimedia de Soto y Gómez (2002)

Soto y Gómez (2002), proponen un instrumento de evaluación de recursos multimedia para la atención a la diversidad denominado “EVALÚA”, que es una base de datos sobre software educativo que pretende ser un instrumento de apoyo a los docentes en la labor de evaluación y selección de recursos informáticos, con el propósito de favorecer la integración de las TIC en el sistema educativo. EVALÚA, contempla en su diseño la atención a la diversidad, en virtud que se abordan aspectos interés en la evaluación de software para estudiantes con necesidades especiales y por otra parte se incluyen referencias de programas para atender a la variedad de educandos.

La ficha de evaluación del software contiene las siguientes partes: datos del programa (se refiere a datos descriptivos de la aplicación), aspectos curriculares (relativos al currículum, destinatarios y la descripción educativa del software), aspectos pedagógicos (se profundizan en la motivación, contenidos, interactividad y las capacidades que desarrolla), aspectos técnicos-estéticos (se tratan el entorno audiovisual, navegación y calidad de contenidos), observaciones y valoración global. Es importante resaltar que los aspectos pedagógicos y técnicos-estéticos son valorados en una escala de 1 a 5 puntos, uno es muy bajo y 5 muy alto, en la ficha se colocan estrellas las cuales equivalen al número de puntos. A continuación se muestra el cuadro 15, donde se presentan algunas características de este instrumento.

Cuadro 15. Algunas características de la ficha de evaluación de software

Fuente: Soto y Gómez (2002). Adaptado por Cova y Arrieta (2008) Este instrumento de evaluación aporta una forma sencilla para la valoración de software educativos, integrando aspectos cualitativos con cuantitativos, utiliza símbolos para la valoración global y para identificar el tipo de dificultad que aborda. En los aspectos pedagógicos resalta el establecimiento de niveles de dificultad de acuerdo a los usuarios, además de precisar las capacidades que desarrolla el programa. Desde el punto de vista técnico-estético esta integración resulta muy favorable, permitiendo que específicamente el entorno audiovisual, presente tanto un diseño claro en las pantallas (por ejemplo, sin exceso de texto) como atractivo en sus componentes (resaltar a simple vista los hechos importantes).

3. Conclusiones

A partir de la revisión de algunos modelos y pautas de evaluación de software educativos, existen tres dimensiones donde convergen: información general (datos del programa, información técnica y educativa), aspectos técnico - estéticos y pedagógicos. Es importante mencionar que en estas referencias hay semejanzas en algunas variables e indicadores, mientras que otras tienen diversos términos. En cuanto a la tipología de software educativos, sólo es considerada por algunos modelos, representando un factor importante que va a cambiar las variables e indicadores entre unos tipos y otros. Ahora bien, en la actualidad el desarrollo de multimedia apunta hacia aplicaciones modulares que contienen diversos tipos de ellas (tutoriales, de ejercitación y práctica, simuladores, bases de datos, constructores).

La evaluación integral de los multimedia debe abarcar la aplicación de modelos de valoración para definir sus características, fortalezas, debilidades y posteriormente, el uso del software educativo en el proceso de enseñanzaaprendizaje afinaría estas observaciones y plantearía las estrategias metodologicas de su uso.

Para la aplicación de los software en el ámbito educativo es necesario considerar a los autores de la escena: el docente y los estudiantes. El docente es el eje central para la realización de esta actividad, por cuanto tiene que establecer una logística que comprenda la utilización del equipamiento mínimo requerido para ello, donde los coordinadores de las asignaturas y los directores de las instituciones educativas aportaran la permisología inicial para desarrollar las diversas actividades involucradas antes de la aplicación de los multimedia en las sesiones de clase.

Es de vital importancia reconocer que el uso de los softwares educativos representa una actividad más compleja que las clases tradicionales con tiza y pizarrón. Sus ventajas en la motivación, creatividad, diversidad de formatos de información, los convierten en herramientas de alto impacto; además la utilización de estos medios en la resolución de problemas de la vida real los hace necesarios en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las asignaturas, fortaleciendo las capacidades de docentes y estudiantes.

En otra investigación, actualmente en proceso de arbitraje, se analizan y comparan otros modelos de evaluación de programas educativos, que también sirvieron de sustento para la construcción de un modelo de evaluación de software educativo, centrado en el usuario, que considera sus necesidades, sentimientos e intereses, entre otros aspectos.

Referencias Bibliográficas

Barroso, J., Medel, J. y Valverde, J. (1997). Evaluación de medios informáticos. Una escala de evaluación para software educativo. III Congreso Edutec 97. España [Documento en línea] http://www.ieev.uma.es/edutec97/edu97_c3/2-3-08.htm [Consulta 2002, Julio 30].

Bostock, S. (1998). Evaluating checklist. Evaluating training software. Lancaster University. [Documento en línea], http://www.keele.ac.uk/depts/aa/landt/lt/docs/evaluationchecklist2.html. [Consulta: 31-08-07].

Cataldi, Z. (2000). Metodología de diseño, desarrollo y evaluación de software educativo. Tesis de Magíster en Informática. (Versión resumida). Facultad de Informática. Universidad Nacional de La Plata. Argentina. ISBN 960-34-0204-2. [Documento en línea], www.fi.uba.ar/laboratorios/lsi/catalditesisdemagistereninformatica.pdf [Consulta 2007, Agosto 25].

Cova, A. y Arrieta, X. (2008). Modelo de evaluación de software educativo en el área de la física. Tesis doctoral inédita. Universidad del Zulia. Doctorado en Ciencias Humanas. Maracaibo, Venezuela.

Dorrego, E. (1998). Modelo para la producción y evaluación formativa de medios instruccionales, aplicado al video y al software. Universidad Central de Venezuela. IV Congreso da Rede Ibero Americana de Informática Educativa. RIBIE 98. Brasil.

Galán, E. (2006). El guión didáctico para materiales multimedia. Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense. Madrid. España. [Documento en línea] http://www.ucm.es/info/especulo/numero34/guionmu.html Consulta 2007, Abril 05].

Galvis, A. (2000). Ingeniería de Software Educativo. Colombia. Ediciones Uniandes. 2ª reimpresión.

Martínez, F., Prendes, M., Alfageme, M., Amorós, L., Rodríguez, T. y Solano, I. (2002). Herramienta de evaluación de multimedia didáctico. Departamento de Didáctica y Organización Escolar. Universidad de Murcia, España. Revista Píxel- Bit, Nº 18. http://www.sav.us.es/pixelbit/articulos/n18/n18art/art187.htm Morales, C., Carmona, V., Espíritu, S. y González, I. (2004). “Modelo de Evaluación de Software Educativo”. [Documento en línea], http://investigacion.ilce.edu.mx/panel_control/doc/c36,evaluacsoft.pdf [Consulta: 30-08-07].

Soto, F. y Gómez, M. (2002). EVALÚA: Un instrumento de evaluación de recursos multimedia para la atención a la diversidad. [Documento en línea] http://www.tecnoneet.org/docs/2002/5-22002.pdf [Consulta: 30-08-07].

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.