REDHECS, Edición 7 - Año 4 Septiembre 2009

Tamaño de la letra:  Pequeña  Mediana  Grande
Documento sin título

DISEÑO CURRICULAR DE LA CARRERA EDUCACIÓN INICIAL ORIENTADO A LAS NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES, ¿CUÁLES SON LAS FUENTES QUE LO SUSTENTA?

CURRICULAR DESIGN OF THE INITIAL EDUCATION CAREER ORIENTED TO SPECIAL EDUCATIONAL NEEDS, ¿WHAT ARE THE SOURCES THAT SUPPORTS IT?

Andreína Díaz Parra
Universidad José Gregorio Hernández. Maracaibo. Estado Zulia. Venezuela.
Correo electrónico: andrelic.chinita@hotmail.com

Miguel Ángel Robles
La Universidad del Zulia. Maracaibo. Estado Zulia. Venezuela.
Correo electrónico: miguelpostgrado@gmail.com

RESUMEN

El presente estudio tuvo como propósito proponer lineamientos para el diseño curricular de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales (NEE) en universidades de la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia. Para tal fin, se determinaron las fuentes del currículo necesarias en el diseño de la carrera de Educación Inicial orientado a las NEE para las universidades de la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia. Se delimitó teóricamente según los planteamientos de Maldonado (2002), Zabalza (2003), Vílchez (2005), Tobón (2006), Casarini (2004), Posner (2005), Castillo y Cabrerizo (2006), entre otros. A tal efecto, se realizó una investigación descriptiva y explorativa, bajo un diseño no experimental transversal descriptivo. La técnica utilizada fue la encuesta, diseñando un cuestionario autoadministrado de 6 (seis) preguntas abiertas dirigidas a 10 (diez) expertos en currículo y 8 (ocho) expertos en necesidades educativas especiales. Comprobándose la influencia de los valores, actitudes y principios a considerarse en el perfil profesional como requerimiento o sustento sociocultural, así como las fuente psicopedagógica relacionada con los modelos para la integración social, integrador, considerando así mismo, los elementos que deben configurar la personalidad del profesional de la carrera, así como también, las áreas artísticas, científicas, técnicas, prácticas, generales, teóricas, y el área para la prevención y el desarrollo humano, mostrándose como esenciales para sustentar el marco teórico epistemológico del plan de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales.

Palabras clave: diseño curricular, fuentes del currículo, sociocultural, psicopedagógica y epistemológica.

ABSTRACT

The present study was to propose guidelines for curriculum design of the race early education geared to the special educational needs (SEN) at universities in the city of Maracaibo, Estado Zulia. For this purpose, identified the sources of the curriculum required in the design of the race early education geared to the SEN for the universities in the city of Maracaibo, Estado Zulia. Is theoretically defined as the approach of Maldonado (2002), Zabalza (2003), Vilchez (2005), Tobon (2006), Casarini (2004), Posner (2005), and Cabrerizo Castle (2006), among others. To this end, a descriptive and explorative research under a non-experimental crosssectional descriptive design. The technique used was a survey, designing a selfadministered questionnaire of 6 (six) open-ended questions directed to 10 (ten) experts in curriculum and eight (8) experts in special educational needs. Test the influence of values, attitudes and principles to be considered in the profile as a solicitation or social support, and counselling related to the source model for social integration, integrator, considering also the elements that should shape the personality of the professional career, as well as the artistic, scientific, technical, practical, comprehensive, theoretical, and the area for the prevention and human development, showing how essential to support the theoretical framework of the epistemology of a career plan early education geared to the special educational needs.

Key words: curriculum design, curriculum sources, socio-cultural psychology and epistemology.

RIASSUNTO
DISEGNO CURRICOLARE DELLA CARRIERA EDUCAZIONE INIZIALE ORIENTATO ALLE NECESSITÀ EDUCATIVE SPECIALI. QUALI SONO LE RISORSE CHE LO SUPPORTANO?

La finalità di questo studio è stato di proporre delle linee guide per il disegno curricolare della carriera Educazione Iniziale secondo le necessità educative speciali (NES) nelle università della città di Maracaibo, stato Zulia. Per tale scopo, si sono individuate le fonti necessari del curricolo per il disegno della carriera di Educazione Iniziale secondo le NES. Teoricamente, si sono analizzate i principi di Maldonado (2002), Zabalza (2003), Vílchez (2005), Tobón (2006), Casarini (2004), Posner (2005), Castillo e Cabrerizo (2006), tra altri. Metodologicamente, si è sviluppata una ricerca descrittiva ed esplorativa, con un disegno non sperimentale, trasversale e descrittivo. L’inchiesta è stata la tecnica usata disegnata con un questionario autogestito composta da 6 domande aperte indirizzate a 10 esperti in curricolo e 8 esperti in necessità educative speciali. Si è confermata l’influenza dei valori, attitudini e principi da tenere in conto nel profilo professionale come requisito socioculturale, così come le fonti psicopedagogiche relative con i modelli per l’integrazione sociale. Nello stesso modo, vengono considerate gli elementi che devono configurare la personalità del professionale della carriera, le aree artistiche, scientifiche, tecniche, pratiche, generali, teoriche e l’area per la prevenzione e lo sviluppo umano, esenziali per arricchire il basamento teorico epistemologico del piano della carriera Educazione Iniziale secondo le necessità educative speciali.

Parole chiavi: disegno curricolare, risorse del curricolo, socioculturale, psicopedagogica ed epistemologica.

1. INTRODUCCIÓN

Los actuales fenómenos, como la globalización, la explosión tecnológica han generado numerosas transformaciones a nivel educativo permitiendo la apertura y el reconocimiento de acelerados cambios en factores de la sociedad como lo son en las diferentes esferas, políticas, económicas, sociales, culturales y educativas. En tal sentido, las sociedades cada día apuntan nuevas exigencias que perfilan los ideales profesionales.

En función de brindar soluciones a esas exigencias, las universidades realizan investigaciones para formar un profesional que pueda materializar esos ideales, que sea capaz de aportar soluciones en este mundo cambiante, llevando consigo el desarrollo de competencias que le permitirá enfrentar los retos de la época contemporánea, con conocimientos científicos, técnicos, prácticos, portador de valores humanos y actitudes que permitan un óptimo desempeño personal, social y profesional en el campo laboral como en su vida, de una manera integral, siendo miembro de esta sociedad.

Resulta necesario, entonces dar respuesta a las demandas cada vez más cambiantes, a través de una formación cada vez más específica y de alto nivel para el profesional de la carrera Educación Inicial, que debería ser objeto de revisión constante en relación a sus prácticas dirigidas, los modelos pedagógicos necesarios para la intervención educativa, las técnicas y herramientas necesarias para cubrir las exigencias del campo laboral al cual se dirige, a la población que atiende, conociendo sus capacidades, particulares e individuales, en un aula llena de diversidad, en el cual los derechos humanos se deben respetar, creando una convivencia abierta, flexible y solidaria con la población poco atendida, permitiendo avanzar frente a sus debilidades y desarrollando sus talentos.

El reto cada vez es mayor para las universidades, quienes deben reflexionar constantemente sobre la gran responsabilidad que tienen al formar al estudiante de la carrera Educación Inicial frente a las necesidades del contexto social actuales, lo que resulta necesario que se plantee nuevos proyectos, propuestas innovadoras que permitan las oportunidades al cambio, colocando a la altura la tarea que la sociedad espera de las universidades Venezolanas, preparando para ello, profesionales de Educación Inicial con las competencias adecuadas para brindar un efectivo servicio educativo.

En este sentido, nace la necesidad de esta investigación que permita determinar las fuentes del currículo necesarias en el diseño de la carrera de Educación Inicial orientado a las NEE para las universidades de la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, atendiendo a una población de niños/niñas que han quedado sesgados por un proyecto educativo homogeneizante, que necesita que se le tome en cuenta, que se le integre, que se le brinden oportunidades educativas, para colaborar con la prevención y prosecución escolar y laboral, como deber y a la que todos tenemos derechos.

2. Fundamentación teórica

Las fuentes curriculares concebidas como el marco teórico o los sustentos que fundamentan al diseño curricular, permiten la articulación entre la teoría y la realidad, de las costumbres, valores, tradiciones y pensamientos de una cultura, de una sociedad, permitiendo materializar a través de los contenidos los conocimientos y competencias necesarias para el profesional ideal en cualquiera de sus dimensiones cognoscitiva, motivacional y procedimental, como lo expresa Tobón (2006) citado por Tobón, Sánchez, Carretero y García (2006).

Los diferentes autores que intentan explicar las fuentes curriculares, las clasifican de diferentes maneras, sin embargo, algunos de ellos logran separar los aspectos que deben tomarse en cuenta de cada una de las fuentes y otros buscan complementarlas. Tal es el caso de Vílchez (2005), el cual explica que las fuentes o determinantes están relacionadas con el estudio que se realiza para obtener las finalidades del currículo, que desde una perspectiva académica se llama marco teórico, marco teleológico o marco conceptual, las cuales se obtienen mediante la reflexión documental. Sobre la base, este autor considera a las fuentes o influencias axiológicas, epistemológicas, psicológicas, sociales y tecno-científicas, mostrándose como uno de los autores que separa los aspectos.

Para esta investigación se consideró la explicación de Casarini (2004), ya que complementa e integra las fuentes curriculares, agregando que las fuentes del currículo, le sirven al diseñador para articular posiciones sobre tres aspectos ineludibles de la realidad educativa: la sociedad y la cultura correspondida esta por la (fuente sociocultural); la enseñanza y el aprendizaje (fuente psicopedagógica); y el conocimiento, la especialización y el trabajo (fuente epistemológica-profesional).

En tal sentido se estructuran las fuentes necesarias para el diseño curricular de la carrera Educación Inicial de la siguiente manera: 2.1 Fuente sociocultural La fuente sociocultural está relacionada con el análisis de las exigencias de la sociedad y la cultura. En este sentido, Casarini (2004) explica que en la fuente sociocultural se analizan los requerimientos sociales y culturales que el medio formula a la escuela. Aquellas demandas sociales y culturales hechas a la escuela son el conjunto de conocimientos, valores, actitudes, procedimientos y destrezas que atribuyen a la socialización del alumno dentro de las pautas culturales de una comunidad.

Otro de los autores, que explican la fuente sociocultural, son Castillo y Cabrerizo (2006), los cuales llaman a esta fuente como sociológica y consideran que, está referida a las demandas sociales y culturales, agregando que el currículo recoge a través de esta fuente la finalidad y funciones de que los estudiantes lleguen a ser miembros activos y responsables de la sociedad a la que pertenecen.

Frente a esto, las necesidades educativas especiales tienen su origen en causas relacionadas fundamentalmente, con el contexto social y cultural, ya que, según Pérez (2003) están relacionadas con la historia educativa y escolar de los niños con condiciones personales asociadas bien a una sobredotación en cuanto a capacidades intelectuales, discapacidad psíquica, sensorial o motora, o a trastornos graves de conducta.

El hecho de integrar a las personas con necesidades educativas especiales ha surgido a raíz del principio de atención a la diversidad, la cual considera a la diversidad, una característica del alumnado y no solo de unos pocos. Según Pérez (2003) la atención a la diversidad implica la necesidad de atender a todo el alumnado con sus características personales y sus limitaciones para el rendimiento y el aprendizaje, además es un deber de la sociedad para todos.

En este sentido, Hernández y Arco (2004) agregan que la formación del profesorado que va a educar sujetos excepcionales, entendiéndose por este, sujetos que muestran un rendimiento superior a la media de su edad, debe ser adecuada a las peculiaridades intelectuales y socioemocionales de esta población, por lo tanto debe tener una serie de cualidades, como: ser curiosos, sistemáticos, flexibles, abiertos, con intereses culturales, artísticos e intelectuales, que aprecien el logro de los estudiantes, que valoren la productividad y que tengan una buena preparación en técnicas educativas.

Sobre la base, la Educación Especial ha sido una educación paralela a la educación ordinaria, segregada de ella y en los momentos actuales se ha ido situando paulatinamente en la cultura de la integración educativa hacia una escuela inclusiva que procura superar las concepciones segregacionistas.

Lo que quiere decir que, la integración educativa, como proceso ha permitido la participación de las personas con discapacidad en los servicios educativos ordinarios, fruto de factores como: a) creciente conciencia y demanda social, de que todas las personas tienen derecho a la Educación; b) avances de la psicología, que sitúan la interacción social como elemento esencial de los procesos de enseñanzaaprendizaje y señalan el trabajo cooperativo como forma privilegiada para llevar a cabo los mismos. En este mismo orden de ideas, la UNESCO (1991), citado por Casarini (2004), sostiene que la prospectiva debe tomar en cuenta un conjunto de actitudes y valores al elaborar los contenidos; valores y actitudes que formen parte de la moral humana, entre los cuales se encuentran: a) el sentimiento de solidaridad y justicia; b) el respeto a los demás; c) la estima del trabajo humano y sus frutos; d) las actitudes y valores concernientes a los derecho humanos fundamentales; e) la defensa de la paz; f) la conservación del entorno; g) la identidad y dignidad culturales de los pueblos.

En otro orden de ideas, Maldonado (2002) llama a la fuente sociocultural como fuente cultural o sociológica. Señala que la cultura es el factor fundamental para la construcción del currículo y de los modelos de aprendizaje. La selección que el currículo elabore sobre la cultura y su fusión con la ciencia y la tecnología ocasionará la interpretación de su modelo pedagógico y educativo. Este puede abordar las tradiciones, las simbologías, las manifestaciones artísticas, las expresiones lingüísticas o la multiculturalidad o la imbricación cultural.

Es preciso tener en cuenta que la selección sobre la cultura, para el caso del currículo, está mediada especialmente por su entronque con lo tecnológico y lo político. La identificación, adquisición y desarrollo de competencias a partir de la educación o formación profesional posee un importante componente sociocultural. A través de esta fuente o marco conceptual, el currículo toma vida de todos estos factores que inciden directamente sobre los propósitos que esperan cumplir las sociedades, ya sean factores, políticos, culturales y tecnológicos, estos logran reflejarse y ser parte fundamental en cada una de las fases y etapas que un currículo requiere para materializarse y proyectarse respondiendo a un ideal profesional.

2.2 Fuente Psicopedagógica

Al momento de diseñar un currículo o si se pretende reestructurarlo, se debe tener presente el aprendizaje y la enseñanza. En este sentido, Casarini (2004) analiza dos aspectos que se consideran en esta fuente: (a) el aspecto psicológico, que se relaciona con los procesos de desarrollo y de aprendizaje de los alumnos y (b) el aspecto pedagógico, correspondido por los modelos pedagógicos. (a) el aspecto psicológico busca, la comprensión del proceso evolutivo presente en las distintas etapas del desarrollo humano, a nivel físico, emocional y cognitivo, constituye una pieza fundamental para responder a preguntas claves sobre el aprendizaje de los alumnos al diseñar un currículo. En este sentido, considera que el aprendizaje es un proceso a través del cual se adquieren conocimientos, valores, actitudes y habilidades en el que se incorporan nuevas maneras de pensar, sentir, y de abordar situaciones del mundo interno y de la relación con los otros, así como la realidad en general.

En relación a lo anteriormente descrito, Pérez (2003), agrega que la labor del docente debe comenzar por un perfecto conocimiento del cerebro, las cuales servirán para conocer un poco mejor el funcionamiento y desarrollo de los procesos cognitivos que van a intervenir en la inteligencia y en el desarrollo futuro del niño con necesidades educativas especiales. Por tal motivo, es necesario determinar el modelo pedagógico, el cual deberá responder cómo, cuándo, por qué y para qué un proceso de enseñanza aprendizaje en la formación del profesional de la carrera de

Educación Inicial en atención al abordaje las necesidades educativas especiales en sus prácticas e intervenciones educativas ordinarias o sistema regular.

Del mismo modo, según el modelo pedagógico al cual se opte debe decidirse que tipo de conocimientos, atributos y competencias debe poseer el estudiante para su realización como persona y profesional, permitiendo alcanzar las finalidades, tomando en cuenta la metodología de enseñanza aprendizaje, el proceso de evaluación individual y colectivo, así como también el equipo de profesores con sólidos conocimientos científicos en el área y estrategias pedagógicas eficaces.

Sobre la base, diversos autores intentan definir algunos modelos pedagógicos a considerar; tal es el caso de Mollá (2001), el cual aporta el modelo de colaboración y consulta, en cuanto a la formación de los diferentes especialistas, y el apoyo al docente regular, ya que algunos estudiantes requieren de instrucción individualizada diaria con estrategias cuidadosamente seleccionadas.

En este mismo orden de ideas, otros de los modelos que podrían ser pertinentes considerar es el modelo de integración social, aportado por el Ministerio de Educación (1996), agregando que este modelo es fundamental de la educación especial y por ende de la educación general, concibiéndose como principio de atención integral de las personas con necesidades educativas especiales, desde tempranas edades hasta la adultez. Otros de los autores a considerar es De Zubiria (2006), quien aporta los modelos constructivista, que permiten la organización de las ciencias; el modelo de la escuela activa o empirista, considerando el desarrollo de clases a partir de vivencias y experiencias concretas y el modelo dialogante, el cual conforma las tres dimensiones humanas o tipos de competencias a saber, analíticas o cognitivas, socioafectivas, personales o valorativas y práxicas.

Por otra parte, García Hoz (1988), citado por Castillo y Cabrerizo (2006) señala tres campos claves que deben conocerse dentro de la psicología a la hora de llevar a cabo la práctica educativa: a) la psicología del educando; b) la psicología del educador, como elementos que deben configurar la personalidad del maestro, el papel del maestro, el papel de la familia, el estado, la escuela como educadores; c) la relación educativa, relacionado con las dinámicas de la clase, la forma de relación entre el profesor y estudiantes, las formas de organización de los estudiantes, entre otros.

Ante esta premisa, Bernal A, José Luís; Bernat M, Antonio; Julve M, Carmen; Soriano B, Juana; Vigo A, Begoña. (2006), proponen las capacidades de la personalidad del maestro para la atención a la diversidad, como la capacidad de empatizar, liberación de prejuicios, tener sentido común, capacidad de escucha, capacidad de observación, pensamiento flexible, tener confianza, ser asertivo, tener paciencia y ser tolerante En este sentido, para el diseño curricular de la carrera

Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, podría ser necesario que se tome en cuenta la intervención psicopedagógica, la cual consiste según Pérez (2003) en la intervención en el sistema educativo de personas y estructuras que asistan al profesorado, le asesoren, cooperen con él y le apoyen para el desempeño mismo de sus funciones docentes ordinarias.

2.3 Fuente Epistemológica

Esta fuente es de gran importancia al momento de diseñar el currículo, ya que enfrenta al diseñador a tomar decisiones relacionadas con los contenidos y conocimientos científicos que integran las áreas y asignaturas o unidades curriculares. Según Casarini (2004) la fuente epistemológica-profesional permite al diseñador considerar los contenidos correspondiente a un saber y a un saber hacer específico. Así mismo, la autora expresa que el primero, se ajusta a las estructuras internas de las disciplinas que sustentan y fundamentan el plan curricular. El último, exige definir las acciones y quehaceres específicos de un tipo particular de ocupación. Lo anterior implica un conocimiento técnico y sus bases culturales, filosóficas y científicas.

La incorporación de algunos saberes y recursos en los contenidos refieren una transformación necesaria, lo que permiten adecuar estos al contexto de un programa de curso y al currículo de una carrera. Esta transformación consiste en los ajustes, adaptaciones, cortes que realiza el diseñador en determinadas áreas científicas, artísticas, técnicas o prácticas con el objeto de facilitar y darle un sentido tanto formativo, profesional y social a los aprendizajes y enseñanzas. Por otra parte, Castillo y Cabrerizo (2006) expresan que el currículo tiene su fuente epistemológica en los conocimientos científicos que integran las correspondientes áreas o materias curriculares. La metodología, la estructura interna y el estado actual de conocimientos en las distintas materias o disciplinas científicas, así como las relaciones interdisciplinares, realizan también una aportación decisiva a la configuración y contenidos del currículo.

En este caso, podría ser necesario definir las acciones y quehaceres específicos del profesional de la carrera Educación Inicial en el proceso de integración de los niños con necesidades educativas especiales en el aula regular, así como también, la incorporación de algunos saberes y recursos en los contenidos, con el objeto de facilitar y darle un sentido tanto formativo, profesional y social a los aprendizajes y enseñanzas. De igual manera, deben considerarse disciplinas que podrían sustentar y fundamentar el plan de la carrera.

Sobre la base, Coll, citado por Casarini (2004) muestra una clasificación de los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales, los cuales se consideran valiosos a la hora de armar el currículo. En los contenidos conceptuales se encuentran los hechos y conceptos sobre la información necesaria para conocer una realidad. Los contenidos procedimentales consisten en un conjunto de pasos, reglas y acciones encaminadas a obtener un resultado o producto. Por último, los contenidos actitudinales identifican componentes como el cognitivo, el afectivo y conductual.

Lo que sugiere investigar si es de gran necesidad, que el estudiante de la carrera Educación Inicial maneje la información necesaria que le permita conocer, como desarrollar habilidades cognitivas y destrezas básicas, así como también, adquiera actitudes que conduzcan a la conciencia profesional sobre el ámbito de las necesidades educativas especiales y el proceso de integración al sistema educativo general. El docente de Educación Inicial requiere de las disciplinas necesarias para abordar e intervenir las situaciones relacionadas con la atención de los niños con necesidades educativas especiales en el aula ordinaria o como muchos autores la llaman aula regular. Estas disciplinas permitirán fortalecer y direccionar los contenidos precisos para construir la estructura curricular, la cual comprende la malla curricular.

De igual manera, debe considerarse la organización interdisciplinaria, ya que en el abordaje de las necesidades educativas especiales es necesaria la información proveniente de ámbitos disciplinares diversos para que la respuesta educativa y psicopedagógica sea más efectiva. Estas afirmaciones transmiten la importancia del trabajo en equipo, en el cual médicos, psicólogos, psicoterapeutas, educadores, reeducadores del lenguaje y la psicomotricidad, entre otros, aúnan esfuerzos para obtener la mayor eficacia en condiciones afectivas apropiadas con la finalidad de que estos niños con necesidades educativas especiales adquieran autonomía para el presente y para el proceso de orientación laboral futuro. Para concluir, se espera que el profesional de la carrera Educación Inicial se prepare y alcance una formación humanística, técnica, científica y tecnológica, además establezca una fuerte relación entre la formación, las necesidades laborales y sociales en comunicación con la fuente sociocultural. Aspectos importantes que debe tomar en cuenta el diseñador al momento de establecer y organizar los contenidos dispuestos en el plan curricular, así como también, que el profesional desarrolle habilidades que le sirvan al momento de proyectarse en sus prácticas laborales.

Este escenario, será el ambiente por medio del cual, el docente de Educación Inicial desarrolle las competencias necesarias para intervenir con el apoyo de profesionales, manejar conocimientos y expresar los comportamientos que representan su disposición del trabajo con niños con discapacidades, dificultades y sobredotación que deben tomase en cuenta, los conocimientos, actitudes y habilidades procedimentales, las cuales mantienen relación y presentan la articulación con los tres saberes para el desempeño idóneo: saber ser, saber conocer y saber hacer.

3. Metodología

Esta investigación, centrada en determinar las fuentes curriculares para el diseño curricular de la carrera de Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales estuvo enmarcada bajo el enfoque cuantitativo positivista, puesto que el investigador parte de una realidad que hay que conocer, observada objetivamente y el mundo es concebido como externo a él, sin embargo, se establecen algunos aspectos del paradigma cualitativo, relacionado con la identificación de la naturaleza, de las respuestas aportadas por la población de expertos en currículo y expertos en necesidades educativas especiales. De igual manera, se consideró, de alcance o tipo de investigación explorativo, descriptiva y proyectiva bajo un diseño No experimental transversal descriptivo, ya que pretendió medir y recoger información de manera independiente o conjunta sobre la variable de estudio y abarca a varios grupos o subgrupos de personas y la recolección de los datos ocurre en un momento único.

3.1. Población de estudio

La población estuvo constituida por expertos en currículo y expertos en necesidades educativas especiales distribuidos de la siguiente manera: a) Expertos en currículo.

3.2. Técnicas de recolección de datos

Para la presente investigación se hizo necesario diseñar un instrumento de 6 (seis) preguntas abiertas dirigidas a expertos en currículo y expertos en necesidades educativas especiales, para lo cual se anexó un esquema de apoyo para el cuestionario dirigido a ambos.

4. Análisis y discusión de los Resultados

El instrumento diseñado para dicha investigación, estuvo compuesto por 6 (seis) preguntas abiertas, permitió recoger las opiniones más relevantes, mediante el procedimiento de codificación cuantitativa entre las respuestas más comunes y similares, asignando un número o valor numérico para cada una de ellas y presentando las frecuencias en las que se presentan por la población de expertos.

En el cuadro que se presenta a continuación se describe las categorías de respuestas aportada por los expertos en currículo y necesidades educativas especiales, así mismo, la frecuencia en la que se repite la respuesta en relación a la pregunta: ¿Qué valores sugiere que deben considerarse en el perfil profesional de la carrera?

Con el propósito de medir las fuentes socioculturales, necesarias para el diseño curricular de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, se realizó una pregunta dirigida a expertos en currículo y expertos en necesidades educativas especiales relacionada con los valores que deben considerarse en el perfil profesional de la carrera, tal cual como se observa en el cuadro 3 presentado anteriormente. Los expertos respondieron que el respeto, la solidaridad, la justicia y la conservación del entorno se consideran importantes y presentaron las frecuencias más altas, mientras que valores como la identidad, responsabilidad, ética, amor y el estima al trabajo humano, aparecieron en menor frecuencia, sin embargo deben tomarse en cuenta.

Estos resultados coinciden con lo expuesto por la UNESCO (1991), citado por Casarini (2004), expresando que es necesario considerarse valores y actitudes que formen parte de la moral humana. Estos requerimientos sociales y culturales hechas a la escuela expresan aquellos valores y actitudes que atribuyen a la socialización del estudiante, de igual manera, deben considerarse un conjunto de principios al elaborar los contenidos a los derechos humanos fundamentales, como el sentimiento de la solidaridad y justicia, el respeto a los demás, el estima al trabajo humano, entre otros, valores estos necesarios para fundamentar y materializar en el perfil profesional de la carrera para responder a realidades relacionadas con la disposición por parte del profesional al hecho de que todas las personas tienen derecho a la Educación, permitiendo así, la participación de las personas con discapacidad en los servicios educativos ordinarios.

A continuación se presenta el cuadro 4, expresando las categorías de respuestas con mayor y menor frecuencia aportada por los encuestados en relación a la pregunta: ¿Qué actitudes deben considerarse en el perfil profesional de la carrera?

Ante la pregunta acerca de las actitudes que deben considerarse en el perfil profesional de la carrera, los expertos respondieron, que el egresado debe ser flexible, con intereses culturales, artísticos, intelectuales diversos, sistemáticos, abiertos, con apreciación de los logros de los estudiantes, investigativos, curiosos, críticos y reflexivos en relación a los procesos de intervención educativa.

Resultados que se relacionan con lo expresado por Casarini (2004), en cuanto a los valores, actitudes y habilidades en el que se incorporan nuevas maneras de pensar, sentir, y de abordar situaciones del mundo interno y de la relación con los otros, así como la realidad en general.

De igual manera, Hernández y Arco (2004) comparte la posición de las actitudes aportadas por los expertos en relación a la necesidad de que un profesional que atienda a niños con dificultades ligadas a la superdotación, debe tener una serie de cualidades, como: ser curiosos, sistemáticos, flexibles, abiertos, con intereses culturales, artísticos e intelectuales.

Por otra parte, es de vital importancia para el diseño curricular de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, la incorporación de los principios a incluirse en las fuentes curriculares como requerimiento cultural y social. Las respuestas aportadas ante esta pregunta dirigida a expertos se presentan en el siguiente cuadro No. 5.

Otro de los aspectos analizados en las fuentes socioculturales necesarias para el diseño curricular de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, lo componen los principios que son necesarios incluirse, sobre los cuales, los expertos opinaron que la atención a la diversidad, equidad, integralidad, calidad, participación familiar, la flexibilidad curricular y la continuidad se consideran los más resaltantes como requerimiento social y cultural.

Según los resultados obtenidos a través de las opiniones de los expertos en currículo y expertos en necesidades educativas especiales se comprueba la influencia de los valores, actitudes y principios a considerarse en el perfil profesional como requerimiento o sustento sociocultural para la carrera Educación Inicial y su orientación en las necesidades educativas especiales.

Por cuanto coinciden con los planteamientos de Pérez (2003), al expresar que las necesidades educativas especiales provienen o se originan precisamente en la fuente sociocultural, a través del principio de atención a la diversidad.

En relación a la fuente Psicopedagógica, se les preguntó a los expertos: ¿Cuáles modelos pedagógicos sugiere que adopte el profesional de la carrera en el ámbito de las necesidades educativas especiales?, los cuales dichos resultados se expresan en el siguiente cuadro.

Según se puede apreciar en el cuadro 6, en relación a las fuentes psicopedagógicas y de cuáles modelos pedagógicos se sugiere que adopte el profesional de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, los expertos opinaron que los modelos para la integración social, integrador, las corrientes constructivistas, la escuela activa, el modelo dialogante y el de colaboración y consulta deben tomarse en cuenta para los procesos de intervención educativa por parte del profesional de la carrera.

Estos resultados demuestran las relaciones entre las aportaciones de diversos autores como, Mollá (2001), quien expresa la importancia de incluir el modelo de colaboración y consulta, para mejorar las prácticas ordinarias del docente de Educación Inicial con el apoyo de diversos especialistas en el área de las NEE. De igual manera, explica la importancia y el origen del modelo de la integración social, el cual implica la interacción del individuo en su entorno, la pertenencia a un grupo social con espíritu de solidaridad, promoviendo la participación social para que las personas con NEE como cualquier ciudadano, conozcan la realidad en que viven.

Por otra parte, De Zubiria (2006) incluye modelos pedagógicos como la escuela constructivista, activa y dialogante, que integra las dimensiones: cognitivas, afectivas y práxicas necesarias para el manejo de teorías, herramientas técnicas y el desarrollo de actitudes que demuestren la disposición necesarias para el trabajo del profesional de la carrera con la población con NEE. Continuando con el análisis, en el cuadro No. 7 se presenta los resultados obtenidos ante la pregunta: ¿Qué elementos deben configurar la personalidad del profesional de la carrera?

En efecto el cuadro 7 muestra los elementos que deben configurar la personalidad del profesional de la carrera. Según las sugerencias aportadas por los expertos, este profesional debe poseer rasgos como: ser tolerante, ser paciente, ser asertivo, poseer capacidad de observación, capacidad de escucha, tener sentido común, de pensamiento flexible, con capacidad para empatizar y tener confianza.

La fuente psicopedagógica, según Casarini (2004) comprende tanto el aspecto psicológico, como el aspecto pedagógico. Ambos sirvieron como base para conocer los modelos pedagógicos que se sugiere adopte el profesional de la carrera en el ámbito de las necesidades educativas especiales, que según Casarini (2004), permitirá obtener información relevante para decidir qué tipo de conocimientos, atributos, competencias y metodologías de enseñanza - aprendizaje debe poseer el estudiante para su realización como profesional y como persona.

Así mismo, los resultados demuestran la influencia que tienen los elementos que deben configurar la personalidad del profesional de la carrera en la fuente psicopedagógica, según lo fundamentado por Castillo y Cabrerizo (2006), quienes expresan que es clave conocer los elementos que deben configurar la personalidad de maestro a la hora de llevar a cabo su práctica educativa.

En otro orden de ideas, se presenta el cuadro 8 referente al estudio de la fuente epistemológica, la cual expresa los resultados obtenidos ante la pregunta: Bajo un enfoque interdisciplinario, ¿Qué áreas sugiere podrían sustentar el plan de la carrera relacionada con las necesidades educativas especiales?

Con respecto a la fuente epistemológica, se consultó a los expertos acerca de las áreas que podrían sustentar el plan de la carrera relacionada con las necesidades educativas especiales, bajo un enfoque interdisciplinar. Los expertos sugirieron, según lo presentado en el cuadro 8, que las áreas artísticas, científicas, técnicas, prácticas, generales, teóricas y el área para la prevención y el desarrollo humano deberían ser las áreas a tomar en cuenta.

Con el propósito de determinar las fuentes del currículo, se midió la fuente Epistemológica, ya que según Casarini (2004) esta fuente es necesaria a la hora de diseñar el currículo y enfrenta al diseñador a tomar decisiones relacionadas con los contenidos que integran las áreas y asignaturas. En tal sentido, los expertos permitieron corroborar que las áreas esenciales para sustentar el plan de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales debe considerar áreas científicas, artísticas, técnicas, prácticas, generales, teóricas y de orientación para la prevención y el desarrollo humano.

Estas áreas involucran respectivamente a los contenidos referidos, por las dimensiones cognoscitivas, procedimentales y motivacionales, según lo expresado por Tobón (2006) citado por Tobón, Sánchez, Carretero y García (2006), en término de competencias y habilidades a abordar en las asignaturas para ser desarrolladas tras la articulación con los tres saberes para el desempeño idóneo: saber ser, saber conocer y saber hacer. 5. Conclusiones Finalmente, luego de analizados y discutidos los resultados obtenidos, se lograron determinar las fuentes curriculares necesarias para el diseño de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, destacándose la importancia de las fuentes sociocultural en relación a los valores, actitudes y principios necesarios para el diseño de la carrera.

De igual manera, los modelos de integración social y el integrador se sugieren a considerar a la hora de tomar decisiones frente a los modelos pedagógicos necesarios para los procesos de enseñanza y aprendizaje dirigidos a los estudiantes que cursan los estudios de pregrado en Educación Inicial. En este sentido, los rasgos de la personalidad como el sentido común, la liberación de prejuicios la capacidad para observar y escuchar, el pensamiento flexible, entre otros son aspectos influyentes a la hora de determinar las fuentes psicopedagógicas, así como también las características motivacionales a desarrollar y considerar al momento de establecer un perfil de ingreso y profesional.

En cuanto a las fuentes epistemológicas, las áreas esenciales para estructurar los contenidos y asignaturas para el diseño de la malla curricular de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales son las áreas artísticas, científicas, técnicas, prácticas, generales y teóricas, presentando la articulación con los tres saberes para el desempeño idóneo: saber ser, saber conocer y saber hacer, considerando e incluso la clasificación de los contenidos según sus tres dimensiones a saber cognoscitivas, motivacionales y procedimentales, según lo expresado Tobón (2006) citado por Tobón, Sánchez, Carretero y García (2006).

Para este diseño en particular se hace necesario el desarrollo de competencias en el manejo de teorías, conceptualización general, manejo de estrategias, adaptaciones curriculares, procedimientos, herramientas y técnicas según la disciplina educación especial, para generar la investigación y la disposición del profesional hacia el abordaje de las intervenciones con niños con necesidades educativas especiales en el aula regular e incluso el desarrollo de habilidades para el trabajo en equipo del profesional de la carrera Educación Inicial y otros especialistas, centros, instituciones, familiares necesarios para el adecuado abordaje de las NEE.

El resultado de esta investigación suministra un punto de partida para generar un cambio a raíz de las reestructuraciones curriculares universitarias que establezcan las fuentes o fundamentos psicopedagógicos, epistemológicos y socioculturales necesario como marco teórico y referencial para el adecuado abordaje de las necesidades educativas especiales, los cuales se consideran al momento de establecer el perfil profesional de la carrera y estructura curricular a considerar para un diseño curricular de la carrera Educación Inicial orientado a las necesidades educativas especiales, reflexionando ante la problemática de las esfera del proceso de inclusión e integración que el no ver, no escuchar, no andar, ni sentir, no son limitaciones; limitación es no tener oportunidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Arco Tirado, José L y Fernández Castillo, Antonio (2004). Necesidades educativas especiales. Editorial Mc Graw Hill. España.

Bernal A, José Luis; Bernat M, Antonio; Julve M, Carmen; Soriano B,Juana; Vigo A,

Begoña. (2006). La atención a la diversidad desde una perspectiva interdisciplinar en la formación Inicial del profesorado. Facultad de Educación. Universidad de Zaragoza. GEAD (Grupo de Estudios de Atención a la Diversidad), en: httpwww.unizar.eseeesinnovacion06COMUNIC_PUBLIBLOQUE_IVCAP_IV_17. pdf.

Casarini Ratto, Martha (2004). Teoría y diseño curricular. México. Editorial Trillas.

Castillo y Cabrerizo (2006). Formación del profesorado en Educación Superior. Didáctica y currículo. España. Mc Graw Hill.

De Zubiria Samper, Julián (2006). Los modelos pedagógicos. Hacia una pedagogía dialogante. Colombia. Aula abierta Magisterio.

Ministerio de Educación (1991). Documento político conceptual de Educación Especial

Mollá, Richard M, (2001). Diagnóstico pedagógico. Un modelo para la intervención psicopedagógica. España. Editorial Ariel Educación.

Pérez, Isabel P (2003). Educación Especial. Técnicas de intervención. Editorial Mc Graw Hill. España.

Tobón, Sánchez, Carretero y García (2006). Competencias, calidad y educación superior. Colombia. Alma Mater Magisterio.

Vílchez, Nerio G. (2005). Fundamentos del currículo. Maracaibo. Fondo URBE.

Wang, Margaret C (1998). Atención a la diversidad del alumnado. Editorial Narcea. España-Madrid.

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.